Ir al contenido principal

Podemos y los grupos parlamentarios: ¿a cuántos tiene derecho?

Resulta chocante que haya debate sobre si Podemos y las candidaturas en las que Podemos ha ido integrado en las elecciones generales de 2015 deben tener un grupo o cuatro. ¿Cómo puede ser esto objeto de discusión, habiendo un reglamento al respecto? O tienen derecho o no lo tienen. Punto. Las declaraciones hechas por cada candidatura en campaña no son argumento de ningún tipo en este caso, son pura estrategia política o comunicativa que no tiene relevancia cuando de aplicar un reglamento se trata.

En principio, no veo motivos para que no tengan derecho a cuatro grupos. Por dos motivos:

1) A las elecciones pasadas se presentaron En Comú Podem en Cataluña; Compromís-Podemos-És el moment en la Comunidat Valenciana; En Marea en Galicia; y Podemos en el resto de España. Así fueron leídos los resultados la noche electoral por el ministro del Interior y la vicepresidenta y así los ofrece el Ministerio del Interior en su página web.

2) Los requisitos para formar grupo parlamentario propio que recoge el Reglamento del Congreso son:

- Se requieren al menos 15 diputados o 10 senadores para formar grupo parlamentario.

- En caso de no alcanzar dicho mínimo, una formación política puede formar grupo parlamentario a partir de 5 diputados, siempre y cuando se posea un 15% de los votos correspondiente a las circunscripciones donde se haya presentado candidatura o un 5% de los votos en el conjunto de la nación.

Pues bien, el primer requisito sólo lo cumple Podemos. 

Sin embargo, las otras tres candidaturas sí cumplen el segundo: en primer lugar, han obtenido un mínimo de cinco diputados/as cada una: En Comú Podem, 12; Compromís-Podemos-És el moment, 9; y En Marea, 6. 

En segundo lugar, En Comú Podem, Compromís-Podemos-És el moment y En Marea han superado el 15% del voto en cada una de las circunscripciones en las que se han presentado, como se muestra a continuación.

En Comú Podem:
- Barcelona: 26,91%
- Girona: 16,26%
- Lleida: 15,34%
- Tarragona: 20,65%

Compromís-Podemos-És el moment:
- Alicante/Alacant: 22,24%
- Castellón/Castelló: 24,12%
- Valencia/València: 27,06%

En Marea:
- A Coruña: 26,35%
- Lugo: 19,26%
- Ourense: 17,84%
- Pontevedra: 25,04%

Así pues, ¿sobre la base de qué criterio se puede negar grupo parlamentario a cada una de estas cuatro candidaturas?

Comentarios

  1. En ningún caso pueden constituir Grupo Parlamentario separado Diputados que pertenezcan a un mismo partido. Tampoco podrán formar Grupo Parlamentario separado
    los Diputados que, al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que
    no se hayan enfrentado ante el electorado.

    En Comú, Compromís y En Marea no se han enfrentado a Podemos ante el electorado, sino que concurrían a las elecciones con ellos.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que a esa interpretación, discutible, del segundo punto del artículo 23 es a la que se aferran, cuando resulta claro que de hecho sí se cumplen los requisitos del punto 1 porque como candidaturas independientes se presentaron y como tales lograron alcanzar tanto el porcentaje de voto mínimo como el número de diputados necesarios. De hecho, hay precedentes históricos similares en los que sí se formó grupo propio, como ocurrió en su día con el PSC.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La victoria de Pedro Sánchez en las primarias: cuatro lecciones para la estrategia política

El largo proceso interno que ha vivido el PSOE durante este último año, desde las elecciones generales de junio de 2016 hasta la clara victoria de Pedro Sánchez en las elecciones primarias de mayo de 2017, nos permite extraer cuatro importantes lecciones para la estrategia política.
Primera lección: la importancia de un buen relato. Pocas cosas hay más poderosas en estrategia política que tener un relato coherente, creíble y emotivo. Pedro Sánchez lo ha tenido: lo ha construido y se lo han construido. Tras las elecciones de junio de 2016, hizo del “no es no” su bandera: no se podía apoyar, por activa o por pasiva, la formación de un gobierno integrado por un partido que representaba, en resumen, la corrupción y los recortes. Esta postura conectaba con la gran mayoría de la militancia socialista. Cuando el aparato de su propio partido se lo sacó de en medio y la gestora impuso la abstención, Pedro Sánchez optó por dimitir para no traicionar su palabra, pero también para no desobedecer al…

TAN INESPERADO COMO CONTUNDENTE O DE CÓMO EL PP SE COME AL BIPARTITO A LAS PRIMERAS DE CAMBIO. REFLEXIONES A PARTIR DE LAS ENCUESTAS

Empecemos por el principio: nadie fue capaz de prever lo que ocurrió el 1 de marzo en Galicia. Todas las encuestas daban por segura la reedición de la victoria de 2005: la duda estaba en si BNG y PSOE aumentarían o sólo lo haría uno de ellos. En particular, nuestras encuestas daban un estancamiento del BNG (se mantenía en 13) y un aumento del PSOE que oscilaba entre los 2 y los 3 escaños, que eran los que perdería el PP.
Por tanto, el juego de los analistas políticos desde la noche del 1 de mazo ha sido similar al de los analistas de Bolsa cada tarde: explicar por qué ocurrió lo que ocurrió, teniendo la absoluta certeza de que esa misma mañana no tenían ni flores de qué iba a ocurrir ni por qué iba a ocurrir: maravillosa “ciencia” esa que se limita a explicar el devenir de las cosas una vez ocurren....
En fin, que nada científicamente fundado hacía presagiar la debacle que se avecinaba. No obstante, las encuestas ofrecían ciertos datos para la reflexión, pero casi nadie reparó en ellos.

En memoria de Manoli Pérez Sequeiros

Estaba entrando en el coche. Acababa de salir de la piscina. Eran las nueve menos veinte. Tenía una llamada perdida de Mari Carmen de una hora antes. “Qué raro, si hoy sale a las diez”, pensé. Llamé suponiendo que no me cogería, pero después de varios tonos descolgó. “Hola”, estaba seria. “Hola, ¿pasó algo?", pregunté. No recuerdo bien sus palabras anteriores, sólo cuando dijo “Murió Manoli”. Fue como recibir un puñetazo en la boca del estómago. “¿Qué Manoli?”, pregunté estúpidamente. Cuando me confirmó lo obvio, traté de imaginar que era un error, que estaba en el hospital, que aún había alguna esperanza.

Uno siempre siente tristeza cuando se muere un ser querido. Si además lo hace antes de tiempo y de modo totalmente imprevisto, a la tristeza se suma un sentimiento de total impotencia y de profunda pena. Por no haberte despedido, por no haber hecho aquella llamada, por no haber hablado más, por no haber disfrutado más de su presencia... En momentos como este, uno siente un inte…