Ir al contenido principal

Ruleteros y la crisis española


 


A continuación transcribo mi columna de opinión para la revista mexicana Monitor Nacional del día 9 de noviembre.

Los taxistas de D.F. son para mí un “termómetro” de la agenda social y política mexicana. Disfruto sobremanera cada vez que tengo que hacer una carrera más o menos larga y me da tiempo a entablar conversación. Nunca olvidaré una en que, tras preguntarme a qué me dedicaba y responderle “sociólogo, trabajo en el sector de la consultoría” comenzó a hablarme del concepto de democracia remontándose a Rousseau. Una delicia.
Pero para mí son, además, una forma de conocer la percepción que de mi país, España, existe en México. Y, en este sentido, resulta habitual que me pregunten, de esa forma prudente y amable tan característicamente mexicana, cómo le va (a la “madre patria”), como queriendo decir que ya saben que las cosas no van del todo bien.
Suelo decirles que, efectivamente, no demasiado bien. La realidad es que la crisis financiera nos está ahogando y que el gobierno está poniendo en marcha políticas que, lejos de revertir la situación, la están agravando; que la sanidad y la educación públicas, buque insignia de la España moderna y del Estado de Bienestar que se consiguió construir desde la década de 1980, están siendo duramente recortados; que los derechos laborales retroceden; que estamos en recesión, el consumo cae en picado, el desempleo aumenta sin descanso y la gente, la generación de españoles mejor preparada de nuestra historia, ha decidido emigrar.
Y se trata de personal altamente cualificado: médicos, enfermeras, ingenieros en telecomunicaciones, ingenieros de caminos, investigadores, etcétera, que no encuentran trabajo en España o que lo hacen con unas condiciones impropias de su categoría profesional. Alemania, Inglaterra, Francia, pero también México, Colombia, Brasil, empiezan a ser destinos habituales de este movimiento migratorio.
Si durante esas conversaciones hubiera tenido los datos a mano les hubiera contado. Hace 4 años, en el tercer trimestre de 2008, en España había casi 2 millones 600 mil desempleados, lo que suponía una tasa del 11,3%. Cuatro años después, en el tercer trimestre de 2012, la población desempleada se ha multiplicado por 2,66, alcanzando los cinco millones 778 mil personas, lo que ha supuesto alcanzar, por primera vez en la historia de España, una tasa de desempleo del 25%.
Y añadiría otro dato. Durante 2008, casi 34 mil 500 españoles se dieron de baja en el Padrón municipal de habitantes rumbo a otro país, cifra que subió a más de 50 mil en 2011. Ya sólo en los primeros seis meses de 2012, más de 40 mil españoles han hecho lo mismo. Estas cifras son, por otra parte, muy inferiores a las reales, pues sólo tienen en cuenta aquellas personas que se dan de baja en el Padrón para darse de alta en otro lugar, pero no consideran toda aquella población que emigra sin dejar un registro estadístico.
Esta información sería más que suficiente para pintarles un cuadro aproximado de la situación que atraviesa mi país. Cuando el desempleo alcanza a uno de cada cuatro personas que desea trabajar y amplios sectores de población altamente cualificada no ve más futuro que tomar las maletas para probar suerte en otro lugar, no sólo el presente se ve afectado, sino que las posibilidades de salir adelante y vencer a la crisis se ven reducidas.
Sobre el tema charlaba hace un par de semanas con Juan, el taxista que me llevó al aeropuerto de Ciudad de México para regresar a España. Me miraba de refilón mientras le soltaba esta letanía de los males económicos y sociales que atraviesa mi país. Debí mencionar la palabra “crisis” cuatro o cinco veces. Cuando acabé, se quedó en silencio, sonrió y me dijo “Pues más o menos como hemos estado aquí siempre”…

Comentarios

  1. 3Hola, hemos agregado un trackback (enlace hacia este artículo) en el nuestro ya que nos pareció muy interesante la información detallada pero no quisimos copiarla, sino que nuestros lectores vengan directamente a la fuente. Gracias... simit placa - simit placa - simit placa - simit placa - simit placa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La victoria de Pedro Sánchez en las primarias: cuatro lecciones para la estrategia política

El largo proceso interno que ha vivido el PSOE durante este último año, desde las elecciones generales de junio de 2016 hasta la clara victoria de Pedro Sánchez en las elecciones primarias de mayo de 2017, nos permite extraer cuatro importantes lecciones para la estrategia política.
Primera lección: la importancia de un buen relato. Pocas cosas hay más poderosas en estrategia política que tener un relato coherente, creíble y emotivo. Pedro Sánchez lo ha tenido: lo ha construido y se lo han construido. Tras las elecciones de junio de 2016, hizo del “no es no” su bandera: no se podía apoyar, por activa o por pasiva, la formación de un gobierno integrado por un partido que representaba, en resumen, la corrupción y los recortes. Esta postura conectaba con la gran mayoría de la militancia socialista. Cuando el aparato de su propio partido se lo sacó de en medio y la gestora impuso la abstención, Pedro Sánchez optó por dimitir para no traicionar su palabra, pero también para no desobedecer al…

TAN INESPERADO COMO CONTUNDENTE O DE CÓMO EL PP SE COME AL BIPARTITO A LAS PRIMERAS DE CAMBIO. REFLEXIONES A PARTIR DE LAS ENCUESTAS

Empecemos por el principio: nadie fue capaz de prever lo que ocurrió el 1 de marzo en Galicia. Todas las encuestas daban por segura la reedición de la victoria de 2005: la duda estaba en si BNG y PSOE aumentarían o sólo lo haría uno de ellos. En particular, nuestras encuestas daban un estancamiento del BNG (se mantenía en 13) y un aumento del PSOE que oscilaba entre los 2 y los 3 escaños, que eran los que perdería el PP.
Por tanto, el juego de los analistas políticos desde la noche del 1 de mazo ha sido similar al de los analistas de Bolsa cada tarde: explicar por qué ocurrió lo que ocurrió, teniendo la absoluta certeza de que esa misma mañana no tenían ni flores de qué iba a ocurrir ni por qué iba a ocurrir: maravillosa “ciencia” esa que se limita a explicar el devenir de las cosas una vez ocurren....
En fin, que nada científicamente fundado hacía presagiar la debacle que se avecinaba. No obstante, las encuestas ofrecían ciertos datos para la reflexión, pero casi nadie reparó en ellos.

En memoria de Manoli Pérez Sequeiros

Estaba entrando en el coche. Acababa de salir de la piscina. Eran las nueve menos veinte. Tenía una llamada perdida de Mari Carmen de una hora antes. “Qué raro, si hoy sale a las diez”, pensé. Llamé suponiendo que no me cogería, pero después de varios tonos descolgó. “Hola”, estaba seria. “Hola, ¿pasó algo?", pregunté. No recuerdo bien sus palabras anteriores, sólo cuando dijo “Murió Manoli”. Fue como recibir un puñetazo en la boca del estómago. “¿Qué Manoli?”, pregunté estúpidamente. Cuando me confirmó lo obvio, traté de imaginar que era un error, que estaba en el hospital, que aún había alguna esperanza.

Uno siempre siente tristeza cuando se muere un ser querido. Si además lo hace antes de tiempo y de modo totalmente imprevisto, a la tristeza se suma un sentimiento de total impotencia y de profunda pena. Por no haberte despedido, por no haber hecho aquella llamada, por no haber hablado más, por no haber disfrutado más de su presencia... En momentos como este, uno siente un inte…