Ir al contenido principal

Prima de riesgo y variables sociopolíticas: ¿correlacionan?


La pregunta que da origen a esta pequeña investigación es: ¿correlacionan las variables económicas objetivas, como desempleo o prima de riesgo, con las variables sociopolíticas subjetivas como percepción de problemas sociales o valoración de líderes políticos?

Para dar respuesta a esta pregunta y otras relacionadas se ha analizado una serie temporal que comprende desde octubre de 2007 hasta abril de 2012, es decir, la evolución ocurrida en un total de cuatro años y medio.

Los datos de percepción de la situación sociopolítica han sido extraídos de los Barómetros mensuales del CIS y son los siguientes:
  • Porcentajes obtenidos en las siguientes respuestas a la pregunta “¿Cuál es el principal problema que existe actualmente en España?”.
  • Paro.
  • Los problemas de índole económica.
  •  Inmigración.La clase política y los partidos (suma de las respuestas “La clase política, los partidos políticos” y “el gobierno, los políticos y los partidos”).


Por su parte, los datos económicos analizados han sido los siguientes:
  • Puntuación media de la prima de riesgo durante los días del trabajo de campo de las encuestas del CIS (Fuente: www.datosmacro.com).
  • Tasa de desempleo ajustada según la estación (Fuente: Eurostat).
Prima de riesgo y variables de percepción sociopolítica

Durante el período analizado, la prima de riesgo en España ha pasado de 10 en octubre de 2007 a 417 en abril de 2012, es decir, se ha multiplicado por más de 40. ¿Cómo ha evolucionado la confianza en la clase política durante este tiempo? Ya que en tiempos de bonanza económica la inmigración ocupó un lugar “privilegiado” entre los principales problemas percibidos por la ciudadanía (y se convirtió en chivo expiatorio de diversos males, como el desempleo, la inseguridad, etc.), ¿ocurre lo mismo en tiempos de crisis y recesión, sigue siendo también el chivo expiatorio que cargue con las culpas?

En la siguiente gráfica se muestra la evolución de las diversas variables consideradas. Para permitir visualizarla correctamente se  ha procedido a estandarizar todas las medidas en una escala de 0 a 100 según el siguiente cálculo: (x / valor máximo) * 100. De otro modo la gran disparidad de valores en las distintas variables impediría ver las diferencias (por ejemplo, la inmigración oscila entre 6,5 y 32,5 y la prima de riesgo entre 10 y 417).



Una primera impresión es que conforme aumenta la prima de riesgo, aumenta la valoración en tanto problemas de la clase política y el paro, pero no así la inmigración, que sigue la tendencia contraria. Curiosamente, los problemas de índole económica parecen seguir una evolución algo diferente al resto. Esta impresión, ¿se ve confirmada por las pruebas estadísticas? ¿Correlacionan, y cómo, estas variables?


Prima de riesgo
Paro
Problemas índole económica
Inmigración
Clase política, Gobierno, políticos
Prima de riesgo
1
,651**
,305*
-,817**
,707**
Paro
,651**
1
,557**
-,901**
,738**
Problemas índole económica
,305*
,557**
1
-,365**
,119
Inmigración
-,817**
-,901**
-,365**
1
-,799**
Clase política, Gobierno, políticos
,707**
,738**
,119
-,799**
1






**. La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).



*. La correlación es significante al nivel 0,05 (bilateral).




Como se puede apreciar, las variables que mejor correlacionan con la evolución de la prima de riesgo son, positivamente, la percepción de la clase política, el Gobierno y los políticos como un problema y, negativamente, la percepción de la inmigración como un problema. Es decir, a mayor prima de riesgo, mayor consideración de que la clase política es un problema y menor de que la inmigración lo es.

En el siguiente cuadro se presentan los datos de otra manera. La prima de riesgo se ha recodificado en tres categorías (menos de 50, de 50 a 149, más de 150), que podemos asociar a baja, media y alta. En las columnas se presenta el porcentaje medio que han obtenido los diferentes problemas analizados en cada uno de esos intervalos.

Prima de riesgo
Inmigración
Clase política, Gobierno, políticos
Paro
Problemas índole económica
Menos de 50
27,5
10,0
47,9
43,0
50-149
16,4
16,5
76,3
50,0
150 y más
10,8
25,3
81,3
50,1

Los resultados son muy claros y refuerzan las impresiones anteriores.

En conjunto, pues, conforme más empeora la situación económica, peor es también la percepción de la clase política, a quien muy probablemente se responsabiliza de la misma.

Sin embargo, la percepción de la economía como un problema no sigue una tendencia similar a la de la prima de riesgo. Llega un punto que satura y deja de aumentar.

La consideración del paro como el principal problema sí sigue una línea similar, pero no olvidemos que en este período la tasa de desempleo ha pasado del 8,5% en octubre de 2007 al 24,3% en abril de 2012.

Por último, la consideración de la inmigración como el principal problema de España no ha dejado de descender conforme la prima de riesgo aumentaba. Nuestro país, por tanto, parece haber quedado (al menos de momento) al margen de las tentaciones xenófobas de atribuir a la población extranjera los problemas económicos. Al contrario de lo ocurrido en otros contextos, no se ha convertido en el chivo expiatorio de la crisis: su papel parece haber sido asumido ahora por la clase política en general…

Comentarios

Entradas populares de este blog

La victoria de Pedro Sánchez en las primarias: cuatro lecciones para la estrategia política

El largo proceso interno que ha vivido el PSOE durante este último año, desde las elecciones generales de junio de 2016 hasta la clara victoria de Pedro Sánchez en las elecciones primarias de mayo de 2017, nos permite extraer cuatro importantes lecciones para la estrategia política.
Primera lección: la importancia de un buen relato. Pocas cosas hay más poderosas en estrategia política que tener un relato coherente, creíble y emotivo. Pedro Sánchez lo ha tenido: lo ha construido y se lo han construido. Tras las elecciones de junio de 2016, hizo del “no es no” su bandera: no se podía apoyar, por activa o por pasiva, la formación de un gobierno integrado por un partido que representaba, en resumen, la corrupción y los recortes. Esta postura conectaba con la gran mayoría de la militancia socialista. Cuando el aparato de su propio partido se lo sacó de en medio y la gestora impuso la abstención, Pedro Sánchez optó por dimitir para no traicionar su palabra, pero también para no desobedecer al…

TAN INESPERADO COMO CONTUNDENTE O DE CÓMO EL PP SE COME AL BIPARTITO A LAS PRIMERAS DE CAMBIO. REFLEXIONES A PARTIR DE LAS ENCUESTAS

Empecemos por el principio: nadie fue capaz de prever lo que ocurrió el 1 de marzo en Galicia. Todas las encuestas daban por segura la reedición de la victoria de 2005: la duda estaba en si BNG y PSOE aumentarían o sólo lo haría uno de ellos. En particular, nuestras encuestas daban un estancamiento del BNG (se mantenía en 13) y un aumento del PSOE que oscilaba entre los 2 y los 3 escaños, que eran los que perdería el PP.
Por tanto, el juego de los analistas políticos desde la noche del 1 de mazo ha sido similar al de los analistas de Bolsa cada tarde: explicar por qué ocurrió lo que ocurrió, teniendo la absoluta certeza de que esa misma mañana no tenían ni flores de qué iba a ocurrir ni por qué iba a ocurrir: maravillosa “ciencia” esa que se limita a explicar el devenir de las cosas una vez ocurren....
En fin, que nada científicamente fundado hacía presagiar la debacle que se avecinaba. No obstante, las encuestas ofrecían ciertos datos para la reflexión, pero casi nadie reparó en ellos.

En memoria de Manoli Pérez Sequeiros

Estaba entrando en el coche. Acababa de salir de la piscina. Eran las nueve menos veinte. Tenía una llamada perdida de Mari Carmen de una hora antes. “Qué raro, si hoy sale a las diez”, pensé. Llamé suponiendo que no me cogería, pero después de varios tonos descolgó. “Hola”, estaba seria. “Hola, ¿pasó algo?", pregunté. No recuerdo bien sus palabras anteriores, sólo cuando dijo “Murió Manoli”. Fue como recibir un puñetazo en la boca del estómago. “¿Qué Manoli?”, pregunté estúpidamente. Cuando me confirmó lo obvio, traté de imaginar que era un error, que estaba en el hospital, que aún había alguna esperanza.

Uno siempre siente tristeza cuando se muere un ser querido. Si además lo hace antes de tiempo y de modo totalmente imprevisto, a la tristeza se suma un sentimiento de total impotencia y de profunda pena. Por no haberte despedido, por no haber hecho aquella llamada, por no haber hablado más, por no haber disfrutado más de su presencia... En momentos como este, uno siente un inte…