07 marzo 2009

TAN INESPERADO COMO CONTUNDENTE O DE CÓMO EL PP SE COME AL BIPARTITO A LAS PRIMERAS DE CAMBIO. REFLEXIONES A PARTIR DE LAS ENCUESTAS

Empecemos por el principio: nadie fue capaz de prever lo que ocurrió el 1 de marzo en Galicia. Todas las encuestas daban por segura la reedición de la victoria de 2005: la duda estaba en si BNG y PSOE aumentarían o sólo lo haría uno de ellos. En particular, nuestras encuestas daban un estancamiento del BNG (se mantenía en 13) y un aumento del PSOE que oscilaba entre los 2 y los 3 escaños, que eran los que perdería el PP.


Por tanto, el juego de los analistas políticos desde la noche del 1 de mazo ha sido similar al de los analistas de Bolsa cada tarde: explicar por qué ocurrió lo que ocurrió, teniendo la absoluta certeza de que esa misma mañana no tenían ni flores de qué iba a ocurrir ni por qué iba a ocurrir: maravillosa “ciencia” esa que se limita a explicar el devenir de las cosas una vez ocurren....


En fin, que nada científicamente fundado hacía presagiar la debacle que se avecinaba. No obstante, las encuestas ofrecían ciertos datos para la reflexión, pero casi nadie reparó en ellos.


Tomemos por caso la provincia de A Coruña. Entre el 17 y el 19 de febrero realizamos una encuesta con una muestra de 842 unidades, lo que equivale a un margen de error del 3,38% (para un nivel de confianza del 95,5% y p=q=50%). La mayoría de los datos que obtuvimos eran coincidentes que los sondeos ya existentes. Lo que realmente resultaba llamativo (e inquietante de cara a estimar los resultados) era que en torno al 22% de la población que tenía pensado ir a votar se manifestaba indecisa o dubitativa. De ellos, un 23% dudaba entre votar al PSOE o al PP, y en torno a un 20% entre BNG o PSOE. Incluso sobre un 4% dudaba entre PP o BNG. Además, un tercio de quienes estaban en dudas no sabían ni siquiera entre quienes dudaban: una parte sin duda serían traspasables al voto oculto, pero otra serían seguramente indecisos totales: gente confusa, quizás cabreada, que no tenía nada claro qué decisión iba a tomar.


Estamos hablando de que en torno al 5% del electorado de A Coruña estaba en dudas entre PP y PSOE y de que casi un 8% estaban en una total indecisión. Estos enormes porcentajes podrían por sí solos producir un terremoto, en caso de no repartirse más o menos de forma similar a la de quienes tenían claro el sentido de su voto. Algo así debió haber ocurrido: esa importante franja de indecisos probablemente tomó la decisión de castigar a los partidos en el gobierno. Ese trasvase de última hora, de jornada de reflexión o incluso de mesa electoral, podría haber decidido el resultado final.


A todo ello hay que añadir, además, sobre otro 20% no quería decir a qué partido iba a votar (voto oculto), lo cual suma algo más de un 40% de voto por estimar...


En realidad, empezaron a circular rumores de que las cosas se estaban poniendo feas para el PSOE la semana de las propias elecciones o incluso un poquito antes. El nerviosismo empezaba a correr entre las filas socialistas por el impulso que se percibía estaba tomando el PP. Tanto fue así que Touriño tuvo que cambiar de planes y llamar a última hora al primo de Zumosol para que le viniera a cerrar la campaña a Santiago, cuando desde un principio había querido renunciar al desembarco de ZP. Pero ya era tarde...


Afortunadamente, creo no haber escuchado las típicas “explicaciones” burdas que hacen alusión al acarreo de votos de viejecitos, al voto cautivo rural, a la Galicia profunda y demás paridas. El PP ganó, lo hizo con el mayor nivel de participación de la historia de Galicia, con total contundencia y fundamentalmente en la Galicia joven y urbana. De hecho, en Lugo y Ourense (a falta de contabilizar el voto exterior), se repitieron los resultados de 2005. Fueron las provincias de A Coruña y Pontevedra y, fundamentalmente, las grandes ciudades y sus áreas metropolitanas, las que propiciaron el vuelco electoral. En ellas el PP, sencillamente, arrasó.


¿Cuáles han sido las causas de este inesperado giro? Dejemos esto para un próximo post.

10 comentarios:

  1. Puede ser que no valoráramos el ascenso/mantenimiento en las ciudades en 2007? Véase ascenso en Coruña, mantenimiento en Ferrol, etc...

    No me queda otro consuelo que mi frase...hay partido jeje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. dicía unha muller á q coñeceches, q ser pringao e votar ao pp era como ser puta e aínda por riba pagar a cama...
    non sei cales son as causas deste ¿inesperado? xiro,pero igual, entre outras, habería q buscar nesa dirección, q sei eu
    ás veces facerlle caso ás cousas dos nosos avós lévanos na dirección correcta, jeje

    en calquera caso, o pp non arrasou moito máis q nas anteriores, cando o goberno pasou a mans do bipartito: a diferencia de votos foi de algo así como 3 mil, non?
    de modo q se pode dicir q, máis q gañar o pp as eleccións, perdeunas a esquerda, q baixou de maneira estrepitosa

    pero, xa digo, igual é q hai quen ten tanta afición q está disposto incluso a pagar a cama

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que hay partido, Carlos! El PSOE llegará fuerte y unido a 2013 (madre mía, 2013!!!), la crisis habrá pasado a la historia, Zapatero (o Carme Chacón) habrá conseguido su tercera victoria consecutiva ante Rajoy, que habrá presentado su dimisión y el PP tendrá que buscar candidado entre los que no hayan dimitido y no estén en la cárcel, la evolución de la estructura demográfica del voto seguirá siendo favorable para la izquierda en Galicia y los cabreados de 2009 olvidarán las razones de su cabreo. Por su parte, el BNG... qué sé yo, tal vez se convierta en partido, con lo cual una fracción se separará. Tal vez la parte más moderada se una estratégicamente con TEGA y se cree por fin en Galicia un partido galleguista de centro que ocupe ese gran espacio desierto. Estaría por ver entonces quién será el compañero de viaje del PSOE entre 2013 y 2017.
    La gran disputa hasta entonces serán las municipales de 2011... Está claro que las fórmulas bipartitas tienen que caminar en la dirección de gobiernos unitarios. En este sentido, me gusta el modelo que aplicaron PSOE e IU en Ferrol (a pesar de su fracaso final): creación de grandes áreas coordinadas por alguien de un partido pero con concejales de los dos partidos por debajo.

    Y Nela... yo sí creo que el PP arrasó en las ciudades y en las áreas urbanas del eje atlántico. Por ejemplo, A Coruña: de sacarle 3,3 puntos el PSOE al PP en 2005 a estar 10,7 por debajo en 2009. Santiago, de 15,1 puntos de diferencia en 2005 a favor del PP a 18,5 en 2009. Vigo, de 0,4 a 9,2. Pontevedra, de 2,9 a 14. Ferrol es la excepción, pero es que aquí vamos a nuestro rollo. Pero puedes mirar Arteixo, Culleredo, Cambre, Ames, Carballo, Oleiros, Cangas, Marín, Moaña, Nigrán, Ponteareas, Porriño, Redondela o Vilagarcía.

    ResponderEliminar
  4. si, si, eu xa sei q lle saca puntos nas cidades
    a pregunta é: sácallos pq o pp subiu moitísimo, ou sácallos pq baixaron os do bipartito?
    pa min q é máis ben o segundo, é dicir: máis q unha victoria apoteósica do pp, o q houbo foi unha derrota fenomenal do bipartito
    q, aínda q pareza o mesmo, igual non é igual, máis ou menos como dicía silvio rodríguez

    datis, meu amijo

    ResponderEliminar
  5. ... pois sácallos porque o PP sube e o PSOE e o BNG baixan... O resultado é, por tanto, unha diferenza que deixaría ao PP ás portas da maioria absoluta (ou portas adentro) en case toda a Galicia urbana, se estes resultados se deran nunhas municipais.

    ResponderEliminar
  6. si, xa sei q o pp sobe e eles baixan
    o q quería dicir é q o pp sobe 3.000 votos en total, e os partidos do bipartito baixan uns 100.000 votos en total, non?

    non podo facer a comparativa coas anteriores cidade por cidade, pq non atopo ningunha páxina onde fagan esa comparativa; pero, ou moito baixou o pp no rural (lodudolodudolodudo), ou non subiu tan espectacularmente nas cidades
    ou meloexplique, q eu fun por ciencias pero téñoche moi olvidado esto das contas

    ResponderEliminar
  7. O PP gañou, nada que discutir.
    Tamén é certo que ten 38 escanos, e a esquerda 37.
    Xusto ó revés que na anterior lexislatura.
    ¿Conclusións?
    1) Que as cousas están bastante igualadas.
    2) Que tamén pode influír que a dereita vota toda nunha dirección 8dende a extrema dereita ata o centro dereita) e a esquerda en múltiples e variadas.
    3) Seguramente temén que o votante de esquerdas é moito máis esixente que o de dereitas.
    Esto útlimo afortundadamente.
    Dijo eu.
    ¿Ou non?

    ResponderEliminar
  8. Nela, podes consultar:
    http://resultadoseleccions.xunta.es/11AU/FTOP11_L2.htm
    Aí veñen todos os resultados por concello e comarca. Recomendado!!

    Recomendo tamén este artigo, no que parece bastante claro que a idea que manexaba eu de "participación histórica" non é tan convincente:
    http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2009/03/09/0003_7578315.htm.

    A pesares disto, penso que a maior parte da interpretación que facía é correcta. En todo caso quedan as causas para un próximo post e aí poderemos seguir discutindo.

    Papi: desde logo, na esquerda a xente é máis esixente. Afortudamente. Pero deberan de pensar tamén dúas veces antes de cambiar de voto ou non votar. Catro anos son moi longos... No seguinte post máis de causas...

    ResponderEliminar
  9. esa ligazón xa a coñecía, carlos
    é das q botaban fume na noite electoral, jeje
    pero aí as comparativas son só globais
    non hai comparativas por cidades, como ti dicías...ou eu non as encontrei

    ResponderEliminar
  10. Moi interesante. Agardamos o segundo capítulo.

    ResponderEliminar

La victoria de Pedro Sánchez en las primarias: cuatro lecciones para la estrategia política

El largo proceso interno que ha vivido el PSOE durante este último año, desde las elecciones generales de junio de 2016 hasta la clara vict...