08 junio 2007

Todos ganan, otra vez: municipales mayo 2007

Parecía imposible, pero ha vuelto a ocurrir. ¡Todos han ganado! Es algo así como el misterio insondable del cosmos, pero en clave electoral. Bajo la maraña de números, siempre es factible encontrar algún matiz positivo que permita exclamar, eufóricamente, “hemos ganado”. Por arte de la magia de las urnas, estamos ante un juego de suma positiva (nada de suma cero, no seamos antiguos) donde todos pueden ganar y puede que ninguno pierda. ¿El milagro de los panes y los peces con papeletas?

No es ninguna novedad, por supuesto, simplemente, como decía al principio, “ha vuelto a ocurrir”. ¿Qué extraña mutación genética sufre la clase política (y los tertulianos afines)? ¿Qué tipo de ceguera selectiva o alteración cromosómica les impide analizar la realidad de manera distante, fría, mínimamente cercana a lo objetivo?

Seamos serios y llamémosle a las cosas por su nombre. Los políticos mienten: la verdad es para ellos una flexible materia prima sobre la que construir su realidad virtual, que tratarán de convertir en “realidad verdadera” mediante la propaganda y la manipulación. “En realidad, es indiferente si hemos perdido si ellos creen que nosotros hemos ganado”: aplicación práctica del viejo teorema sociopsicológico de Thomas: “si los hombres definen las situaciones como reales, estas son reales en sus consecuencias”. Por no mencionar a Goebbels: "Una gran mentira repetida acaba por convertirse en verdad". Desde Maquiavelo y el fin que justifica los medios, a los políticos no les han faltado fuentes de inspiración diversas… y buena mano que han echado de ellas.

El caso es que el 27 de mayo todos los partidos han ganado. Algunos han tenido difícil justificar su victoria y, en un alarde de realismo (a fin de cuentas, no podemos afirmar sin ruborizarnos que Madrid tiene hermosas playas) han reconocido su derrota. Pero vayamos primero con los otros.

El Partido Popular ha ganado. Ha iniciado la Reconquista de España, como hiciera siglos atrás Pelayo, probablemente el primer militante reconocible del partido. Ha ganado en número de votos y ha podido sacar mapas de una España azul (véase Acebes, aventajado espécimen en el arte de [intentar] convertir realidades virtuales en verdaderas), en donde la España roja quedaba confinada a aisladas aldeas galas. Es cierto, el PP ha sacado “algo menos” de un punto porcentual al segundo partido, “algo menos” de unos 200.000 votos más que el PSOE. Y también gobernarán… “algo menos”. Un buen puñado de ayuntamientos, diputaciones y gobiernos autonómicos menos. Su alegría me recuerda a la del macho de la viuda negra durante la cópula, ignorante de que será devorado por la hembra al finalizar el acto sexual. Debe de ser que el Partido Popular todavía está en pleno fornicio, pero ni siquiera los representantes del macho ibérico-hispano pueden copular indefinidamente...

Desde mi punto de vista, el PSOE puede tener más razones para sentirse satisfecho. Ha perdido en número de votos, pero ha ganado cotas de poder. Gobernará en más sitios gracias, en parte, al extremismo del PP, que lo ha situado en situación de aislamiento total, en ocasiones más como un partido antisistema que como el legítimo representante del centro-derecha español. Hay dos elementos más para la refexión:

1) El PP arrasó en Madrid, con una altísima participación. Personalmente, me ha alegrado el varapalo recibido por el PSOE en esta región, buen castigo a su comportamiento errático y, diría, poco respetuoso para con sus potenciales votantes. Me alegra desde un punto de vista más retorcido, en tanto gallego. Cuántos años hemos tenido que oír en este rinconcito peninsular eso del conservadurismo genético de los gallegos, y el progresismo y cosmopolitismo de la capital de España. ¿Tan voluble es la genética, queridos amigos? Entiéndanme bien, disto de ser nacionalista (gallego, por supuesto mucho menos español), pero la actitud prepotente que destila buena parte del centralismo madrileño me subleva un poquitín. En este sentido, recomiendo echar un vistazo al mapa ese de España según un madrileño

2) En Cataluña y Andalucía la participación fue bastante baja, y es bien sabido que ambas comunidades son feudos del PSOE en las generales.

Sin minimizar la importancia de haber perdido en número de votos (aunque por la mínima), creo que el PSOE puede respirar bastante tranquilo. Ganará en 2008, que nadie lo dude. A no ser que el PP limpie su basura y se modere antes. En ese caso, puede haber batalla. Pero de ahí a mostrarse triunfales hay un mundo.

Aunque, si se analiza bien, Zapatero apenas apareció el día de las elecciones, mientras que en el balcón de Génova se celebraba por todo lo alto la victoria… ¡¡con lo que eso moviliza a los potenciales votantes de la izquierda, más que mil mítines!! Es más: ¿habrá Zapatero echado a los leones al tal Sebastián para que Gallardón arrasara en Madrid y pudiera reclamar con mayor legitimidad su cuota de poder en el partido?

La última reflexión que querría hacer es: me parece hasta cierto punto razonable que los políticos contradigan la evidencia empírica sin rubor, son mensajes dirigidos a la masa social, a sus acólitos, tienen como finalidad crear un clima de opinión. El verdadero problema sería que, además, creyeran el diagnóstico que hacen público. De tanto confundir realidad y deseos, puede llegar un punto en que las fronteras de difuminen y pierdan la noción de lo que pasa realmente. En ese caso, estaríamos en manos de personajes delirantes separados del mundo, que creen que la realidad es un producto de su discurso... En el fondo, creo que simplemente mienten con descaro, pero mantienen la capacidad de análisis interna. Quiero pensar...

En Galicia el cambio se abre paso lentamente. Hace tiempo dije que sería una realidad inexorable, determinada por las leyes de la demografía. Poco a poco llega el tiempo de cumplirse. En unos años, el Partido Popular dejará de ser el partido más votado en Galicia. Su líder, Núñez Feijoo, ya le ha visto las orejas al lobo y ¡¡ha ofrecido pactos al BNG allí donde no tengan “mayoría suficiente” para gobernar!! ¿Lo habrá oído Acebes o alguno de los guardianes de la sacrosanta unidad de España? Pero este es tema para otra entrada, va siendo hora de cerrar…

3 comentarios:

  1. Carlos el enlace correcto del mapa de Madrid estehttp://martanauta.blogia.com/2006/041301-madriz.php

    Gracias por la referencia

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la referencia. Ahora tengo el gusto de conocer tu blog, que en bre añadiré a mis favoritos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Bueno, para ver mapas esperemos ó día 16 e lojo veremos quen gañou as eleccións.
    Unha suxerencia: cando poñas enlaces, ponos que se abran nunha nova ventana, porfa.
    O mapa de Madriz, tal cual.

    ResponderEliminar

La victoria de Pedro Sánchez en las primarias: cuatro lecciones para la estrategia política

El largo proceso interno que ha vivido el PSOE durante este último año, desde las elecciones generales de junio de 2016 hasta la clara vict...