Ir al contenido principal

Fórmula D'Hondt, circunscripción provincial y representatividad

Hoy voy a cambiar el paso. Estoy un poco harto de la mediocridad de nuestra clase política y no me siento con ganas de perder el tiempo con ella. En fin, qué envidia de la clase política occidental de la posguerra (años 50) o, en suelo patrio, de la Transición (por no retroceder hasta la II República). En fin, el caso es que las estrellas del presente son el plano, insulso y previsible Zapatero, el esperpéntico Acebes o el demagogo de Zaplana (que encuentra buena réplica en Pepe Blanco). Por no hablar de Aznar, que es el intelectual del grupo… sus discursos sobre Islam y terrorismo son el culmen de la imbecilidad intelectual, la simplicidad, la estulticia y sus conceptos sacados de Barrio Sésamo (buenos / malos, etc.).

El caso es que estamos en un tiempo (pre)electoral, que en democracia es siempre tiempo de emoción, pues se acerca el veredicto del pueblo. La pena, como digo, es que tenga que elegir entre lo que habitualmente tiene que elegir, pero ese es tema que dejaremos para otro día. El asunto es que, cada vez que hay elecciones, yo me planteo si nuestro sistema electoral es realmente democrático o no. Desde luego, esto no es cuestión que me preocupe en las municipales, sino en las estatales y, en menor medida, las autonómicas. El meollo de la cuestión es: ¿resulta legítimo un sistema electoral basado en la división del país en circunscripciones electorales provinciales? ¿Acaso no resta legitimidad democrática el hecho de que la fórmula “un hombre, un voto” no se cumpla?

Si este es un tema que te interesa, te invito a que visites el siguiente enlace en mi página web:

Comentarios

  1. Totalmente de acordo no da mediocridade imperante na clase política actual. É curioso que citas a Aznar (estrela rutilante durante 8 anos, manda chover na Habana) pero omites a Rajoy...¿por que será?
    En canto á cuestión de fondo, persoalmente opino que o sistema electoral actual é absolutamente inxusto. No teu estudio vese claro o que todos pensamos: que IU é o gran perxudicado. É certo que baixan PSOE e PP, como ti dis, pero observa que bastante máis o PP.
    Eu non entendo a razón pola que se teña que aplicar a lei d'Hont. A miña opinión é a clásica: un home, un voto. ¿Fixeches o estudio de como quedaría deste xeito?

    ResponderEliminar
  2. Penso que o problema non é a fórmula D'Hondt (antes pensaba que tal vez era parte do problema), senón a súa aplicación provincial: isto, e só isto, distorsiona completamente os resultados electorais.

    A diferenza que habería entre aplicar a fórmula D'Hondt e un sistema puramente proporcional (é dicir, 35% dos votos, 35% dos deputados) sería moi pequena. Penso que, en todo caso, podería ser necesario establecer unha barreira, unha porcentaxe mínima de votos en todo o Estado, para poder entrar no reparto.

    Sobre que o PP se vexa "bastante máis" perxudicado que o PSOE, non penso que sexa moi significativo (-6, -9). De feito, tendo a pensar que a aplicación da fórmula D'Hondt nunha circunscripción única perxudicaría máis ao PSOE que ao PP debido á maior diversidade partidista existente na esquerda: é claro que o famoso voto útil favorece, fundamentalmente, ao Partido Socialista...

    ResponderEliminar
  3. Eme igual, un home un voto. E punto, como di Manoliño.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La victoria de Pedro Sánchez en las primarias: cuatro lecciones para la estrategia política

El largo proceso interno que ha vivido el PSOE durante este último año, desde las elecciones generales de junio de 2016 hasta la clara victoria de Pedro Sánchez en las elecciones primarias de mayo de 2017, nos permite extraer cuatro importantes lecciones para la estrategia política.
Primera lección: la importancia de un buen relato. Pocas cosas hay más poderosas en estrategia política que tener un relato coherente, creíble y emotivo. Pedro Sánchez lo ha tenido: lo ha construido y se lo han construido. Tras las elecciones de junio de 2016, hizo del “no es no” su bandera: no se podía apoyar, por activa o por pasiva, la formación de un gobierno integrado por un partido que representaba, en resumen, la corrupción y los recortes. Esta postura conectaba con la gran mayoría de la militancia socialista. Cuando el aparato de su propio partido se lo sacó de en medio y la gestora impuso la abstención, Pedro Sánchez optó por dimitir para no traicionar su palabra, pero también para no desobedecer al…

TAN INESPERADO COMO CONTUNDENTE O DE CÓMO EL PP SE COME AL BIPARTITO A LAS PRIMERAS DE CAMBIO. REFLEXIONES A PARTIR DE LAS ENCUESTAS

Empecemos por el principio: nadie fue capaz de prever lo que ocurrió el 1 de marzo en Galicia. Todas las encuestas daban por segura la reedición de la victoria de 2005: la duda estaba en si BNG y PSOE aumentarían o sólo lo haría uno de ellos. En particular, nuestras encuestas daban un estancamiento del BNG (se mantenía en 13) y un aumento del PSOE que oscilaba entre los 2 y los 3 escaños, que eran los que perdería el PP.
Por tanto, el juego de los analistas políticos desde la noche del 1 de mazo ha sido similar al de los analistas de Bolsa cada tarde: explicar por qué ocurrió lo que ocurrió, teniendo la absoluta certeza de que esa misma mañana no tenían ni flores de qué iba a ocurrir ni por qué iba a ocurrir: maravillosa “ciencia” esa que se limita a explicar el devenir de las cosas una vez ocurren....
En fin, que nada científicamente fundado hacía presagiar la debacle que se avecinaba. No obstante, las encuestas ofrecían ciertos datos para la reflexión, pero casi nadie reparó en ellos.

En memoria de Manoli Pérez Sequeiros

Estaba entrando en el coche. Acababa de salir de la piscina. Eran las nueve menos veinte. Tenía una llamada perdida de Mari Carmen de una hora antes. “Qué raro, si hoy sale a las diez”, pensé. Llamé suponiendo que no me cogería, pero después de varios tonos descolgó. “Hola”, estaba seria. “Hola, ¿pasó algo?", pregunté. No recuerdo bien sus palabras anteriores, sólo cuando dijo “Murió Manoli”. Fue como recibir un puñetazo en la boca del estómago. “¿Qué Manoli?”, pregunté estúpidamente. Cuando me confirmó lo obvio, traté de imaginar que era un error, que estaba en el hospital, que aún había alguna esperanza.

Uno siempre siente tristeza cuando se muere un ser querido. Si además lo hace antes de tiempo y de modo totalmente imprevisto, a la tristeza se suma un sentimiento de total impotencia y de profunda pena. Por no haberte despedido, por no haber hecho aquella llamada, por no haber hablado más, por no haber disfrutado más de su presencia... En momentos como este, uno siente un inte…