08 abril 2007

Fórmula D'Hondt, circunscripción provincial y representatividad

Hoy voy a cambiar el paso. Estoy un poco harto de la mediocridad de nuestra clase política y no me siento con ganas de perder el tiempo con ella. En fin, qué envidia de la clase política occidental de la posguerra (años 50) o, en suelo patrio, de la Transición (por no retroceder hasta la II República). En fin, el caso es que las estrellas del presente son el plano, insulso y previsible Zapatero, el esperpéntico Acebes o el demagogo de Zaplana (que encuentra buena réplica en Pepe Blanco). Por no hablar de Aznar, que es el intelectual del grupo… sus discursos sobre Islam y terrorismo son el culmen de la imbecilidad intelectual, la simplicidad, la estulticia y sus conceptos sacados de Barrio Sésamo (buenos / malos, etc.).

El caso es que estamos en un tiempo (pre)electoral, que en democracia es siempre tiempo de emoción, pues se acerca el veredicto del pueblo. La pena, como digo, es que tenga que elegir entre lo que habitualmente tiene que elegir, pero ese es tema que dejaremos para otro día. El asunto es que, cada vez que hay elecciones, yo me planteo si nuestro sistema electoral es realmente democrático o no. Desde luego, esto no es cuestión que me preocupe en las municipales, sino en las estatales y, en menor medida, las autonómicas. El meollo de la cuestión es: ¿resulta legítimo un sistema electoral basado en la división del país en circunscripciones electorales provinciales? ¿Acaso no resta legitimidad democrática el hecho de que la fórmula “un hombre, un voto” no se cumpla?

Si este es un tema que te interesa, te invito a que visites el siguiente enlace en mi página web:

3 comentarios:

  1. Totalmente de acordo no da mediocridade imperante na clase política actual. É curioso que citas a Aznar (estrela rutilante durante 8 anos, manda chover na Habana) pero omites a Rajoy...¿por que será?
    En canto á cuestión de fondo, persoalmente opino que o sistema electoral actual é absolutamente inxusto. No teu estudio vese claro o que todos pensamos: que IU é o gran perxudicado. É certo que baixan PSOE e PP, como ti dis, pero observa que bastante máis o PP.
    Eu non entendo a razón pola que se teña que aplicar a lei d'Hont. A miña opinión é a clásica: un home, un voto. ¿Fixeches o estudio de como quedaría deste xeito?

    ResponderEliminar
  2. Penso que o problema non é a fórmula D'Hondt (antes pensaba que tal vez era parte do problema), senón a súa aplicación provincial: isto, e só isto, distorsiona completamente os resultados electorais.

    A diferenza que habería entre aplicar a fórmula D'Hondt e un sistema puramente proporcional (é dicir, 35% dos votos, 35% dos deputados) sería moi pequena. Penso que, en todo caso, podería ser necesario establecer unha barreira, unha porcentaxe mínima de votos en todo o Estado, para poder entrar no reparto.

    Sobre que o PP se vexa "bastante máis" perxudicado que o PSOE, non penso que sexa moi significativo (-6, -9). De feito, tendo a pensar que a aplicación da fórmula D'Hondt nunha circunscripción única perxudicaría máis ao PSOE que ao PP debido á maior diversidade partidista existente na esquerda: é claro que o famoso voto útil favorece, fundamentalmente, ao Partido Socialista...

    ResponderEliminar
  3. Eme igual, un home un voto. E punto, como di Manoliño.

    ResponderEliminar

La victoria de Pedro Sánchez en las primarias: cuatro lecciones para la estrategia política

El largo proceso interno que ha vivido el PSOE durante este último año, desde las elecciones generales de junio de 2016 hasta la clara vict...